El total look siempre ha sido una tendencia vigente dentro de las influencers en todas las semanas de la moda, no solo por su practisidad sino también su comodidad a la hora de elegir el outfits. Es el nuevo hit: efectivo como el negro, arriesgado como una falda mini y excéntrico como el animal print. Un arco iris sobre el street style

La tendencia más loca de esta temporada es también la más fácil de llevar. Al menos en lo que a posibilidades se refiere. Basta elegir un traje –de nuevo el abanico se abre: tanto chaqueta y pantalón, como falda y blusa están permitidos– y el color que más te guste. Nada más, eso es todo. El resto es cuestión de actitud. El total look, esa popular opción estética de los 90´s, desechada después en la década de 2000 por obsoleta, nos llega ahora llena de ventajas.

Repasando las ciudades de Nueva York, Londres, Milán y París, durante sus respectivas semanas de la moda, vemos que el recorrido del total look es infinito y que puede transmutarse en distintas actitudes y mujeres según el color escogido. Si uno mira para atrás, se cuenta que la calle se vistió como un arco iris, porque fueron muchas las influencers, bloggueras, editoras que escogieron el total look.

Si hay algo que predomino esta temporada es la combinación de texturas y distintos tonos dentro del total look; esta tendencia se cambiado a lo largo de los años y hoy en día va mucho más que vestirse del mismo color (o estampado) sino de saber combinar los tonos y las texturas adecuadas; y agregarle con los accesorios aquellos detalles que llamen la atención.

El abanico de colores en esta oportunidad es muy amplio pero por sobre todos los colores del arco iris, el rojo fue el que sobresalió entre los demás.