El traje sigue reinventandose, ahora en power suits

El traje sigue reinventandose, ahora en power suits

En ninguna temporada puede faltar la sastrería y en esta ocasión el clásico traje de chaqueta y pantalón apreció en las calles de las semanas de la moda recargado. El traje sigue reinventandose, ahora en power suits

Quizá por eso, la tendencia del momento tiene que ver precisamente con eso: usar el color en beneficio propio para refrescar un viejo conocido: la sastrería. La prenda más icónica del uniforme de la mujer trabajadora se reinventa para seguir siendo precisamente eso, icónica, y de una manera muy inteligente: el esquema de su patrón apenas cambia para seguir manteniendo ese estatus de pieza formal, pero lo que cambia y se renueva es el color.

Los nuevos power suits se tiñen de los tonos más inverosímiles, como el rosa candy, el nude, el pomelo o el rojo, entre otros. Y, aunque el efecto descoloca al principio, el patronaje estricto consigue que el impacto no pase de ahí, de una primera bocanada de aire fresco. Pero el color que más se ha visto es el rosa en todas sus tonalidades, desde el más clarito hasta

A partir de ahí se trata de graduar la intensidad de su onda expansiva con el resto de elementos que intervienen en el look: camisa masculina y kitten heels, por ejemplo, para un look más discreto; o camiseta y zapatillas para una versión más canchera. Cualquier mezcla vale, no se llama power suit por casualidad.