Durante muchos años y temporadas, el mejor estilo en la moda lo han tenido las parisinas  con grandes exponentes como Caroline de Maigret, entre otras. Pero las cosas han cambiando y aparecen nuevas caras y nuevos estilos. Las parisinas con su ‘efortless chic’ han dominado los espectros de inspiración por años pero ahora es turno del estilo nórdico con su minimalismo y amor por el color.

Este mes en especial, las influencers nórdicas están por todos lados, todas las paginas de internet, todas las cuentas de Instagram, ya que esta ocurriendo las semana de la moda en Estocolmo, Oslo y Copenague y han cobrado muchísima notoriedad, además de que las editoras e influencers más conocidas en este momento han asistido y compartido en sus redes sociales su viaje a los paises nórdicos.

Sin dudas es algo totalmente moderno esto de tener a Brigitte, a Françoise o a Laetitia como los roles a seguir cuando se trata de estilo. Puede influír también que Francia esté más cerca de nosotros que Escandinavia, pero en la era de Instagram las fronteras son uno o dos clicks de distancia y, por eso, el resto del mundo está cayendo rendido ante los encantos de esta nueva ola de influencers, como por ejemplo Jeanette Friis Madsen, Emili Sindlev, Thora Valdimars, Janka Polliani y Pernille Teisbeak, es uno de los rostros más visibles y seguidos –más de 430.000 followers en Instagram– de la hornada de chicas danesas, noruegas y suecas que están conquistando a las firmas de moda y a los fotógrafos de street style.

Guías como La Parisina (Inès de la Fressange) o Cómo parecer parisina estés donde estés (Caroline de Maigret) son solo dos ejemplos de la ingente cantidad de publicaciones que han intentado desgranar las claves del chic sin esfuerzo de las francesas. Pero la reciente publicación de Dress Scandinavian, la guía de la estilista Pernille Teisbaek para imitar el estilo de las nórdicas, pone de manifiesto el creciente interés por aprender de la elegancia silenciosa escandinava.

Pernille Teisbeak

Jeanette Friis Madsen

Tine Andrea

Emili Sindlev

Thora Valdimars

Janka Polliani

Además de ser una región que tiene mujeres exitosas y con mucho estilo, las firmas mas buscadas o populares hoy en día son “Made in Scandinavia”. Hay mucha tela que cortar más allá de Acne Studios, la filma nacida en Estocolmo en 1997 era hasta la fecha el gran referente de la moda nórdica. Ganni es uno de los ejemplos que más ha dado que hablar y que ha conseguido consolidarse como una de las favoritas por editoras de moda, celebrities y blogueras como Veronika Heilbrunner o Alexa Chung que no se quitan sus diseños. Pero la lista va mucho más allá: Rains ha logrado poner de moda los denostados chubasqueros y sus diseños ya se venden en tempos del lujo como Colette, Saks Potts confecciona los coloridos abrigos de pelo más fotografiados en las semanas de la moda, House of Dagmar se ha convertido en firma de culto, Cecile Copenhagen es la materialización de la elegancia sin esfuerzo y Gestuz demuestra que el minimalismo puede ser muy femenino.

La moda nos ha acercado a estas mujeres con las que quizás no tengamos nada en común. Ha sido el gusto por el buen vestir y las cosas bellas lo que ha reducido las barreras culturales, de idioma y hasta de clima. No es de extrañar, entonces, que hoy las musas de estilo sean de esos países lejanos y fríos. 

Perfectas representantes del estilo de vida Hygge, sus estilos son prácticos, coloridos y primaverales, arriesgados cuando se trata de combinaciones, y de siluetas simples.