Piensen en una boina. Inevitablemente la imaginarán en un estilismo francés junto a una camiseta marinera, muy a lo francés. La imagen tiene tanto casi de cliché como de realidad. Pero esta gorra redonda y chata ha vivido mil vidas más. Resulta paradójico que un accesorio vinculado a las clases campesinas y pobres en los siglos XV y XVI se convirtiera décadas después en un accesorio de lo más estiloso. Símbolo militar y político, también ha sido emblema de cantantes, escritores y poetas en los locos años 20 e insignia de revolución en los 60. Ahora vuelve a ser objeto de deseo en el caprichoso mundo de las tendencias. Las boinas son el accesorio it…hoy y siempre

Desde hace unos meses, las boinas han vuelto con fuerza impulsadas por Alessandro Michele, mente creativa detrás de Gucci, en su estética de chicas nerd a lo Wes Anderson. Pero no solo Gucci fue quien le dio espacio a este nuevo objeto de deseo, sino otras firmas como Giorgio Armani, Isabel Marant o Chanel en su tributo a Cuba han apostado por recuperarla. La última gran firma en reinterpretar el accesorio fue Dior en su propuesta para el otoño-invierno 2017/2018. Maria Grazia Chiuri apostó por las de cuero negro y lo convirtió en el accesorio it nuevamente.

Resultado de imagen para boina dior

Resultado de imagen para boina dior

Aunque probablemente los millenials se inspiren en las influencer para atreverse a llevarla, no hay nada como buscar en el archivo. La boina fue una pieza clave para iconos de estilo como Brigitte Bardot, Twiggy, Catherine Deneuve o Charlotte Rampling, en una época de revolución social y política en la que un accesorio tan clásico se convirtió en símbolo de ese momento.

Resultado de imagen para boina twiggy

Resultado de imagen para boina años 60

Volviendo al presente, hoy en día este accesorio se ha convertido en el must have de las influencers a nivel mundial. No solo en el street style del fashion week, sino toda ocasión posible. Siendo París la cuna de la ‘beret’, en las calles de todas las ciudades estuvo presente, desde New York hasta Milán. De cuero, charol, de corderoy; con vestidos muy lady, a la garçon o bien geek; la boina fue sin dudas la protagonista de los mejores outfits en la semana de la moda.