El invierno según Alessandro para Gucci

El invierno según Alessandro para Gucci

Hoy comenzó la semana de la moda en la ciudad de Milán y uno de las primeras firmas en abrir el fashion week fue Gucci, una de las maison italianas más importantes en la industria y que de la mano de Alessandro Michele se convirtió en el caballito de batallas de todas las editoras, bloggers e influencers. Cómo fue el invierno según Alessandro para Gucci esta temporada? Te muestro todos los detalles acá!.

El escenario fue algo de otro planeta, increíble, costumbrados Alessandro. Todo estuvo cobierto con un gran telón iluminado en tonos violetas hasta que el show comenzó. En ese momento, se velantó el telón y ahí estaba la pasarela, un corredor con paredes transparentes rodeando una gran pirámide. El primero look salió a pasarela y comenzó el ‘chaos magic’.

Todo lo que representa Gucci estuvo presente: bordados, mix de texturas, estampados, multiplicidad de accesorios, mezcla de color y estilismos exagerados. La influencia principal dentro de la colección fue sin dudas los años 70 y el folk llevado a su máxima expresión y en qué vimos esta inspiración? Bueno en los hombres (porque el desfile contó con las dos colección tanto de hombre como de mujer) primaron los pantalones de pata de elefante, los gamulanes y la sastrería típica de esa época (con las solapas de los blazer super grandes y pantalones anchos). En cuanto a las mujeres, también la sastrería estuvo presente con esa reminiscencia de los años 70, mucha mezcla de colores, estampados y texturas y vestidos con super volados. Los accesorios: las clásicas carteras de Gucci, riñoneras con tachas, anteojos redondos tipo John Lennon, turbantes y accesorios para el cabello como las vinchas de tenis.

 

 

 

Algunas prendas se destacaron en este collage de colores y estampas de Gucci: una bomber de piel y con un bordado en la espalda; una capa enorme de color verde agua y también bordada en la espalda y el vestido de novia que cerró el desfile.

 

 

En cuanto al estilismo, los peinados fueron muy setenteros y de gran volumen para los hombres y mujeres, poco maquillaje y en algunos looks, se utilizaron unas sombrillas japonesas y lo más sorprendente fue dos looks donde la modelo lucia un jumpsuit de brillantes por debajo de las prendas.

 

 

Pero la pregunta que surge a medida que el show avanza es: no se le fue la mano esta vez a Alessandro? Todos amamos fuerte todo lo que Gucci hace (sus carteras, camisetas, tapados, vestidos, etc.) y consideró que es una de las mejores épocas de la marca italiana, pero esta filosofía de que ‘mucho es más’ ya esta llegando a su fin, a un ocaso que no llega nunca. En esta colección, el ‘chaos magic’ tan característico de Gucci, fue demasiado, es difícil analizar y considerar las prendas fuera del todo. Está claro que los desfiles son una puesta en escena y una presentación formal de lo que es la colección y que en la ‘vida real’ nadie se lookea de los pies a la cabeza con los looks de pasarela, pero esta vez el conjunto de las prendas fue tan recargado que se desdibujan las prendas.

 

 

Más allá de lo que se pueda decir sobre la evolución de la marca italiana, el invierno que nos propone Alessandro Michele fue algo increíble, con muchos items que van a convertirse en futuros ‘must have’ y por mucho tiempo estaremos hablando de este revival de la década de los 7o que nos ofreció Gucci.