Gucci is always a good idea

Gucci is always a good idea

La semana de la moda de Milán comenzó y la casa italiana preferida por todos, Gucci, fue el encargado de darle inicio. Cyborg es el nombre de la nueva colección de Alessandro Michele para Gucci, manifiesta su rechazo a las categorizaciones binarias como normal/anormal y se adentra en un universo pluridimensional en donde celebra las diferencias  y todo lo que nos hace únicos y libres sin estar sujetos a un adjetivo.

Pero las prendas no fue lo único que nos llamo la atención sino todo lo que rodea a la colección, desde el estilismo hasta el escenario.

La invitación al desfile era un countdown que marcaba los minutos que faltaban para presenciar el desfile. Se volvió viral en cuanto todas las influencers la recibieron.

 

El escenario fue algo fuera de lo común (como nos tiene acostumbrados Alessandro) ya que nos trasladaba mentalmente a una sala de quirófano con camillas alrededor de las cuales desfilaban las modelos.

 

 

Sí, así como lo ves. Gucci trajo a la vida a un dragón bebé que salió en brazos de una modelo. Pero no solo lo hizo con un mini dragón sino que también la icónica serpiente de la casa italiana saltó de los estampados en bolsos y prendas hasta la vida real y la pasarela.

 

Pero para…qué más puede pasar en un solo desfile? Mucho más viniendo de la imaginación de Alessandro Michele. Como la colección trata sobre dualidad, Gucci lo hizo de forma literal, sacando a las modelos con réplicas de sus propias cabezas en las manos.

 

Hay muchísimos detalles más que podemos remarcar del desfile, pero en cuanto a la colección que presentó creo que fue una de las más ‘chill’ y usables de la casa italiana desde la era ‘Alessandro’, con una paleta de color acotada y estampados bien definidos y combinado entre si.